Barcelona subterránea

   Me gusta   
Barcelona subterránea
{{count_hearth}}   Me gusta {{count_share_total}}  
MAPA METRO BARCELONA 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Enviar por mail Únete al Club

Te ríes de los guiris que no saben validar la T-10, tienes miedo de que se te muera el canario en el transbordo de Passeig de Gràcia y haces más ejercicio cambiando de líneas que yendo al gimnasio. Pero, ¿de verdad sabes tanto sobre el metro? Bajo tierra Barcelona es mejor que Fraggle Rock: estaciones de metro fantasma, buzones de alquiler para recibir paquetes, vending machines de bizarrerías para ayudarte con tu próximo ligue y hasta los desayunos más baratos de la ciudad. Te soplamos 10 secretos del metro de Barcelona para que le saques partido a tu próximo transbordo. (Descárgate el mapa entero aquí)

Ah, y como eres buena persona, ¡comparte este mapa con tus colegas metreros!

Encontrar el amor (o por lo menos batería)

Vending Machine Metro Barcelona

Estás al rojo vivo, con 4% de batería y cruzando los dedos para recibir esa llamada antes de que tu móvil termine de morir… Por suerte alguien inventó las vending machines con cargadores portátiles. Por 9,90€ puedes resucitar tu smartphone, pero ¡eh! también puedes conseguir un audio splitter (5,50€) para conectar dos auriculares en una misma entrada y compartir tu música en una cita hot al más puro estilo de la peli Begin Again. Vending machines con baterías, audiosplitters y otras bizarrerías (navajas suizas, etc.) en las estaciones de Sagrera (L1 en el andén), Lesseps (L3 junto a las taquillas) y Diagonal (L5 andén dirección Vall d’Hebrón).

Comprarte un libro por dos duros

Llibre Solidari

Cagundena! No llegaste a tiempo a la vending machine y se murió el móvil. Para sacarte del aburrimiento, bájate en Lesseps y acércate al stand de El Llibre Solidari con libros a 1, 2 y 3€, cuyos beneficios además ayudan a gente mayor con pocos recursos. Win win! También encontrarás El Llibre Solidari en el vestíbulo del metro Universitat (L1 y L2).

Un chute de café

Metro Horta

En la parada de Horta (L5 salida Tajo) hay un bar al que puedes entrar sin salir del andén por una puerta corrediza. Ni glamuroso ni trendy pero personal muy rápido que entiende que tienes prisa. Además, flautines para llevar a 1€ y desayunos completísimos por 2,20€. Eso sí, no te estés mucho rato si tienes una reunión después, no vaya a ser que piensen que te has caído dentro de una freidora…

Mejor que tener portero

Alfons X Correos

¿Estás esperando un paquete importante y no hay nadie en casa? En vez de dar tu dirección puedes alquilar un pequeño buzón en la parada Alfons X (L4) en el que el repartidor te deja tu pedido sin que tengas que estar pendiente de abrir la puerta a nadie. ¡Más inventos como estos, por favor!

Estaciones fantasmas

Estación Fantasma

Barcelona está plagada de estaciones secretas que dejaron de usarse hace tiempo. No, no vas a ver a ningún mutante de las alcantarillas pero si te amorras contra el cristal en tus trayectos subterráneos podrás avistar alguna estación abandonada de estas que te dejan con un poco de mieditis. A nosotras nos encanta la antigua de Correus, actualmente entre Jaume I y Barceloneta, en la que todavía quedan posters antiguos. O la estación Gaudí, entre Hospital de Sant Pau y Sagrada Familia, que está un pelín iluminada y no tendrás que acabar besando la ventanilla para poder verla bien.

Jamón TOP

JAMÓN TOP

¿Hueles eso? ¿Ese olor delicioso que te invade nada más bajar del metro? En el transbordo de Diagonal (L3) encontrarás los flautines de jamón serrano más TOP de todo el metro barcelonés por 2,50€. ¡Valen la pena!

Hacerse un Amelie (fotomatones ¡que funcionan!)

fotomaton

Si te levantas con el pie romántico y te da por llevarte tu enano de jardín a la oficina o meter la mano en los sacos de pistachos a granel puede ser que estés experimentando el síndrome Amelie Poulain. En ese caso, dirígete a uno de los pocos fotomatones que todavía funcionan (de verdad) en el metro de Barcelona. Los encontrarás en Verdaguer (transbordo entre L4 y L5), Urgell (L1 salida Viladomat) y Les Corts (L3).

Chicles de emergencia

badulaque

¿Cuántos besos se habrán quedado en nada por no encontrar un mentolado a tiempo? ¡Se necesita chicle URGENTEMENTE! Los únicos badulaques que están abiertos tantas horas como el propio metro son los de Urquinaona (entrada L1), Catalunya (transbordo L1-L3) y Fontana (L3).

El saxofonista alegra-mañanas

MUSICS AL METRO

Hay días en los que más te valdría no haber salido de casa. Para esos momentos, recórrete el transbordo de Passeig de Gràcia de la L2 a la L4. Suele estar un saxofonista (bastante guapo, por cierto) que te alegrará la mañana, con el oído (y con la vista :-). Vamos, es como tener a Ryan en La La Land… pero con el glamour de TMB.

Paraguas salva-pelo

PARAGUAS

Lluvia, sol, lluvia, viento del infierno, lluvia, quítate todas las capas que llevas porque pareces Charmander, lluvia… ¡Barcelona se ha vuelto loca! Por suerte, a la salida de algunas estaciones como Jaume I (L4) encontrarás vendedores de paraguas que por 3€ te pueden salvar el día. Lo único, es que ya sabes que “quien compra paraguas cuando llueve, en vez de seis le cobran nueve”, así que a la próxima ¡no te olvides de meterlo en el bolso!

Ocasionalmente también encontrarás vendedores en Urquinaona (L1 y L4) y Ciutadella Vila Olímpica (L4).