Los secretos de Casa Vicens

   Me gusta   
Los secretos de Casa Vicens
{{count_hearth}}   Me gusta {{count_share_total}}  
{{slide.position}} / {{slide.length}}
  • Casa Vicens en Barcelona
  • Casa Vicens
  • Casa Vicenç Barcelona
  • Casa Vicens
  • Casa Vicens
  • Casa Vicens en Barcelona
  • Casa Vicens

Como cuando de la nada sacan unas fotos NUEVAS de Marilyn y te quedas con cara de OMG-de-dónde-sale-esto. Como cuando publican las canciones nunca escuchadas de Nirvana y te explota la cabeza. Así nos hemos quedado al descubrir los secretos mejor guardados de Casa Vicens, la casa “secreta” de Gaudí, que abre al público hoy por primera vez:

1. ¿Quién vivió allí? Gaudí construyó la casa cuando tan solo tenía 30 años (qué asco dan estos jóvenes con talento). Fue su primer encargo por un señor con mucho money que algunos dicen que era corredor de bolsa… y otros aseguran que tenía una empresa de cerámica y baldosas (lo que da de sí la baldosa...). 

2. Santa Rita, eficacia probada. Cada 22 de mayo y durante más de dos siglos, la fuente de Santa Rita ubicada en lo que ahora es la capilla de Casa Vicens fue lugar de peregrinaje porque, decían,… ¡las aguas curaban enfermedades estomacales! La vendían como "deliciosa agua de mesa, eminentemente aperitiva y tónico-reconstituyente". ¡Agua hipster!

3. La Cascada. En el jardín de la casa, Gaudí instaló una cascada para mantener una temperatura agradable durante el verano. Actualmente ya no está, pero el Café Hoffman se ha instalado para que al menos te puedas tomar un zumito a la sombra de un árbol si tienes calor. 

4. Hasta Oriente y más allá. Gaudí estaba pasando la etapa orientalista cuando construyó Casa Vicens (como cuando tú te apuntaste a estudiar mandarín durante un trimestre, ¿te acuerdas?) y por eso la casa tiene ese toque exótico inspirado en la India, Marruecos, Egipto… todo muy ‘chic’ para que el cliente, Manel Vicens i Montaner, se olvidase de que su casa de veraneo estaba al lado de Barcelona (en aquella época, Gracia era un pueblo).

5. Las flores amarillas. Casa Vicens está llena de baldosas con ornamentos florales porque, cosas del destino, cuando Gaudí fue a tomar las medidas del solar, lo encontró totalmente cubierto de florecillas amarillas, las mismas que están dibujadas por todo el edificio. A veces la inspiración está más cerca de lo que parece...

Casa Vicens, carrer de les Carolines, 20 (Metro Fontana, L3). Teléfono: 93 547 59 80. Horarios: de lunes a domingo de 10:00 a 20:00, última admisión a las 19:30. Precio entrada general (incluye visita guiada): 16€. Web: casavicens.org

>>> CONSEJO CONFIDENTIAL: Antes de que se masifique este edificio patrimonio de la UNESCO (¡hola, 4 horas de espera en Casa Batlló!), reserva ya ya ya por la web uno de los tours (la primera semana ya está sold out). Son de un máximo de 10 personas y puedes seleccionar el idioma del guía.

¿Hay alguna amiga a la que te quieras llevar de tour arquitectónico gaudiniano? Reenvíale este artículo.

Enviar por mail Únete al Club
Enviar por Whatsapp